Buscaba tarotistas recomendadas del amor, de tipo sentimental, que estuvieran especializadas porque en realidad es lo que me mueve en el día a día: el amor. Soy una chica muy sensible, siempre lo he sido, cosa que muy pocos hombres han sabido valorar. Ahora ya no soy una niña ni una adolescente, rebaso los cuarenta años y sé muy bien lo que quiero.

El tarot lo descubrí ya en la treintena, lo cierto es que nunca creí en él o mejor dicho, nunca estuve interesada en todos estos temas de astrología o del futuro. Pero un buen día, ya cansada de tantas de decepciones y sobre todo, de estar rota en el amor, pues hice una consulta. Que me tiraran las cartas para ver cómo era esto, y lo hice por el tarot telefónico.

Lo cierto es que funcionó pregunté por un chico y me dijeron tal cuál era, su forma ser, lo que habíamos pasado juntos y en fin, que acertó en muchas cosas. Desde ese momento, digamos que soy habitual a llamar a tarotistas recomendadas de amor, eso sí, que sean buenas. No me gusta esas dudas de tarot si o no, de deshojar la margarita, me gusta que me digan algo certero. Porque no me conformo con cualquiera y si veo que no son profesionales, corto y cuelgo la llamada, sin más. Al final soy la que pago.

Llamadas a tarotistas recomendadas del amor

Y es así como llegué hasta aquí, y de verdad, hay muchas tarotistas, qué se yo, más de 60 videntes todas profesionales, españolas y todo un gusto charlar con cualquiera de ellas. Dejo aquí mi historia pero también mi testimonio en LA TAROTISTA con todas unas clarividentes que al final son amigas, porque llamo habitualmente. Son fiables y buenas.

Pero bueno, dejando a un lado esto, yo solo quería comunicar la importancia del tarot amor que ha tenido para mí, y tiene, en mi vida. Lo fundamental que son los sentimientos y no me refiero al sexo por sexo, si no a todo un conjunto. Porque ya sé que el amor con sexo, es bestial la verdad, es una experiencia muy completa. No siendo hipócrita, tengo que reconocer que el amor sin sexo, si no funciona la cama, la verdad es que tampoco es completo.

Por eso, esto es justamente la mayor parte de mis consultas que casi siempre van dirigidas de una forma, casi diría yo, obsesiva por el mismo chico. Un chico del que me enamoré hace mucho, pero mucho tiempo, y que al final no llegó a nada. ¿Sabéis la razón? Es tan penosa como real: el sexo. Fue esa barrera y esos complejos, de él, lo que provocó que algo tan bonito no se llevara a la realidad.

En definitiva, de ahí mi obsesión por preguntar muy a menudo, a estas amigas tarotistas recomendadas del amor, por este chico del pasado. Sobre mi antiguo amor, y yo diría, que presente amor. Que no se me puede ir de la cabeza por más que lo intente, y eso que no pasó nada. Gracias por leerme. Marta.